A propósito de Último Jueves
20 abril 2009, 9:18
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , ,

 Por: Lester Sibila

 

El último panel de Temas estuvo dedicado a la burocracia – ciertamente hubo mucha burocracia en el encuentro – y la intervención del público fue interesante. Es una práctica que ya he sistematizado en mi: todo ultimo jueves de cada mes me dedico a escuchar sobre los temas de mi interés, en el espacio creado por la revista Temas con el ánimo de promover el debate entre un panel previamente seleccionado y los que allí se reúnen para intercambiar ideas y opiniones. Es cierto que desde hace algún tiempo somos las mismas caras, pero de cuando en vez, sobre todo si el tópico a debatir lo amerita, se puede compartir silla (y hasta un pedazo de piso) con algunos de los investigadores, intelectuales y artistas cubanos del momento.

  

 

Encuentro de Ultimo Jueves. foto sitio revista Temas

Encuentro de Ultimo Jueves. foto sitio revista Temas

Mientras escucho al panel durante más de una hora, voy tomando notas en mi atestado block de hojas blancas, a la par que garabateo una que otra pregunta para cuando sea el turno de los receptores; y saber, así, si he empleado la tarde en escuchar más de lo mismo, o si de veras es un espacio para opinar abiertamente.

 

 

Lo triste: ni una sola vez he leído en voz alta lo que escribo. Siempre termino por autocensurarme – sin siquiera notarlo –, por encontrar que mis preguntas distan mucho de hallar respuesta en ese espacio, con esos paneles, en ese tiempo que reservan para responder. Así lo evidencian mis recientes experiencias en Ultimo Jueves.

 

El espacio, concebido para dos horas de duración (4:00 – 6:00 pm), cede los primeros 60 minutos a los panelistas, utilizando todo cuanto tienen en su haber para demostrar el dominio de un lenguaje academicista, vacuo y retórico, y su moderador, por lo general su director, va haciendo preguntas que en su consideración marcan el curso deseado del debate. Luego los más que con paciencia esperamos nuestro turno para expresar lo que sentimos, “por suerte” algunos siempre nos dejamos seducir por el encanto del silencio, debemos en una apretada media hora expulsar todo cuanto podemos, siempre dentro de los tres minutos que a cada interlocutor le son asignados por la mesa, en la figura del moderador. Al regreso de la palabra a los panelistas, donde se supone respondan a las muchas dudas, opiniones y deseos de los presentes, aquellos en un ejemplar ejercicio de poder, al que estamos más acostumbrado de los que imaginamos, empiezan a sortear entre las notas que tomaron y sus escasos recursos nemotécnicos – esto a juzgar por las respuestas que nos ofrecen – para de alguna manera continuar lo que se ha comenzado poco más de una hora antes.  

 

No pretendo ahora, por mucho que lo merezca, comenzar una larga lista de las limitaciones achacadas al espacio en cuestión, por el contrario, creo que muchas lecciones se pueden aprender de los finalistas jueves. Me interesa, y mucho, versar sobre un fenómeno que a primera vista pasa desapercibido, pero que pulula en el ambiente de Último Jueves.

 

Este espacio, pensado para debatir abiertamente, goza de un atractivo singular entre los jóvenes y los no ya tan jóvenes. La posibilidad de expresar y escuchar ideas diferentes e interesantes, es móvil suficiente para muchos; pero la realidad dista bastante de ser lo que se pregona. A la ausencia de libertad de expresión – entre otras cosas por temor a ser malinterpretados – se une la inexistencia de espacios de debate y opinión abiertos y reales, sin que medie el oficialismo y el dogma en la figura de la retórica y la demagogia. Algo que caracteriza este espacio, y otros muchos, es la distancia notable entre la realidad palpable y la teorización con la intención de enfatizar la no condición de singularidad de los problemas que nos aquejan, de buscar las causas en los aspectos externos de la Revolución. Igualmente interesante resulta como los tópicos del debate son en extremo sugerentes, cual si dominaran la esencia de la problemática político-social, pero en la práctica todo esta muy bien elaborado para que no se vaya de las manos, de los caminos deseados y que son permisibles. La falacia de tener espacios de debate que sean representativos de las masas, cumple su papel.

 

Esta sutil apariencia de tener espacios abiertos de debates, encuentra oposición en los jóvenes que en su espíritu contestatario característico, suelen opinar con más fuerza en espacios de este tipo. El viejo proverbio de “los jóvenes son más hijos de su tiempo que de sus padres” cobra vida en esta época. Los jóvenes de hoy desean ser escuchados, que sus inquietudes sean atendidas, así como participar de manera real y activa en la dinámica político-social del país; hastío, desesperanza y fracturación son calificativos que caracterizan a buena parte de la juventud cubana. Este espacio de Temas deviene, en no pocas ocasiones catarsis del público, muy natural expresión del deseo interior de expresar opiniones, de disentir. En un país de doble moral interiorizada, incorporada, espacios de este tipo naturalmente estimulan el espíritu contestatario y empujan la palabras; sin embargo los finos hilos conductores del poder ejercido por el panel, y la estructura bien elaborada del encuentro nos recuerdan lo lejos que estamos de sentir que tenemos espacios de diálogo abierto de expresión sincera. Cada opinión picante, cada verdad puesta a la luz pública, cada vista crítica encuentra aceptación en el público a través de los efusivos y  prolongados aplausos de los oyentes; esta demostración de madurez, de resistencia, de integración de ideas es una interesante muestra del sentir popular. En el silencio de esos aplausos, se refugian pacientes las tristezas y desilusiones de la mayoría en espera de mejores espacios donde encontrar alguna respuesta a sus, por ahora, desatendidos intereses.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: