El panorama musical matancero de los años cincuenta
13 abril 2009, 11:12
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , ,

Entrevista a Ildefonso Acosta

Por Mauricio Cifuentes Nodarse

 

Ildefonso me recibe en la sala de su casa, sonriente y enérgico. Me instalo en el sofá, junto a su esposa, la profesora Iraida. A mi espalda, un gobelino francés recrea una escena campesina española: parejas de jóvenes bailando con los acordes de un joven guitarrista.  Ildefonso, que es muy ágil, enseguida señala: ‘‘es una pena que el guitarrista sea zurdo’’. El Maestro guitarrista luce entusiasmado con la conversación:

 

‘‘Los cincuenta fueron mis años de juventud, de adolescencia. El barrio donde nací fue uno muy musical, de zapateros, de pequeñas fábricas de calzado. Había un sitio, a una cuadra de aquí en el barrio de Bachicha, frente a un gran café, que un jaranero había empezado a  llamar Sindicato de Hombres sin Trabajo, donde nos reuníamos a conversar, a pasar el tiempo. Sigue leyendo



¿Gusto o engaño?
10 abril 2009, 17:06
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , ,

Por: Krla

 

Después de una ausencia más o menos prolongada voy incorporándome a mi vida social; siempre es un reto volver, cuando se rompe una rutina es difícil recuperar el ritmo y a uno le impresiona más fácilmente el entorno perjudicial que con el aislamiento intenta dejar en el tintero. Quizás es por esto que cuando vi aquel adolescente sangrando profusamente por el brazo, visiblemente autoinfligido, quedé perpleja como si la joven que se enfrentaba al mundo por vez primera fuera yo.

 

 

Tres emos en una fiesta de la playa

Tres emos en una fiesta de la playa

Lo que más me impresionó fue la expresión de paz que reflejaba su rostro, sus gestos infantiles, de belleza casi femenina traslucían un éxtasis que hacía pensar que el chico recién regresaba del paraíso, y que nosotros los comunes mortales nunca entenderíamos su suprema felicidad.

 

Con una inspección más detallada comprendí, él pertenecía al grupo social llamado “emo”, sus escasos 13 años estaban influenciados por una moda Sigue leyendo



La Cuba Posible
1 abril 2009, 11:02
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , ,

Por: Uva de Aragón[1]

 

Lo he repetido infinidad de veces. Sueño con una Cuba de la cual ninguno de sus ciudadanos tenga que exiliarse. El destierro es un castigo que no deseo para ninguno de mis compatriotas. Además, querría decir que habríamos aprendido a convivir.  Naturalmente, tampoco habría presos políticos. Para ese día que vendrá, ya deberíamos estar trabajando.

Uva de aragon. Escritora cubana residente en miami. Cortesia de la autora

Uva de aragon. Escritora cubana residente en miami. Cortesia de la autora

 

 

De ahí la gran importancia de que los cubanos de la diáspora puedan viajar a su país cuantas veces  deseen, sin restricciones de una parte ni de otra.  Igualmente son beneficiosos los contactos académicos y culturales en cualquier parte del mundo.   Hay que abogar por que en la isla se elimine la tarjeta blanca y los ciudadanos puedan entrar y salir a su antojo. Y aquí debemos recibirlos con amor y respeto, y entenderlos cuando decidan regresar a vivir a su país. La fuga de talentos es un grave problema para la nación. No hay que alentarlo. Sigue leyendo



La gracia juglaresca de Placido: un homenaje al Bardo del Yumuri.
25 marzo 2009, 9:24
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , ,

Por Mauricio Cifuentes Nodarse

 

La polémica de Placido ya tiene doscientos años. A dos siglos del natalicio de Gabriel de la Concepción Valdés, siguen resurgiendo aspectos vinculados al Bardo que entretejen, complejizan y enriquecen el panorama político, social y cultural que envolvió la vida de este cubano inmenso. La ciudad de Matanzas ha preparado homenajes en las voces de sus más altos representantes literarios con el fin de revestir con el carácter solemne que se merece esta fecha. Su figura ha sido resaltada en diversos espacios de la prensa plana y la televisión nacional: Placido es colocado nuevamente, por consenso, en el encumbradísimo pedestal que la historia y la cultura cubana le han conferido y del que nunca se debió intentar deponer.

Gabriel de la Concepción Valdés es apreciado por la media como una figura a medias tintas: como poeta, aunque precursor del criollismo en la lírica cubana, no logra superar ni en perfección técnica ni en profundidad conceptual a los más grandes exponentes de sus contemporáneos románticos, José María Heredia (por quien el poeta sentía una gran admiración, como puede verse en su poema La Malva Azul) y Domingo del Monte, siendo este más un versificador espontáneo, empírico, y también lleno de lugares comunes, y como revolucionario, su nombre ha sido reiteradas veces manchado, acusado de la delación de sus compañeros en la conspiración de la Escalera. Sin embargo, estos criterios parecen ser muy superficiales, o desactualizados. Sigue leyendo



¡Un poquito más que se puede!
20 marzo 2009, 21:38
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , ,

Un comentario sobre el transporte publico de la capital.

 

Por: Lester Sibila

 

La clásica frase de cualquier ómnibus de nuestra capital “un poquito más que se puede”, con ella los usuarios demuestran su voluntad de no quedarse abajo, aunque ello implique violar una de las leyes físicas mas conocidas, pero al parecer tan poco comprendida por los apretados pasajeros de la extravagante red urbana de ómnibus; particularmente aquella de: “dos cuerpos no pueden ocupar un mismo espacio.”

En espera de abordar. Foto: Borrego

En espera de abordar. Foto: Borrego

 

Si supiera su descubridor lo equivocado que estaba al afirmar esto; de seguro no conocía lo que la necesidad y los cubanos pueden hacer si de sobrevivir se trata.

 

No quiero hablar aquí de lo malo que está el transporte ni de los chóferes que no paran, ni me gustaría entrar a analizar la eficiencia del mecanismo, en eso otros han hecho su aporte. De lo que me interesa hablar en este revoltijo de letras es del ser humano Sigue leyendo



¿Y ahora qué?
17 marzo 2009, 13:55
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , ,

Por: Krla.

 

“La soledad es la ecuación de la vida moderna” canta Fito Páez en sus interminables horas al piano. Yo que soy una ferviente admiradora, que pasé mi adolescencia adoctrinándome con sus ideas y soñando entablar largos debates en los que discutíamos cada una de sus expresiones, siendo fiel a mi costumbre de profesarle una fe ciega llegué a creer que era imprescindible para ser REALMENTE MODERNA andar de misántropo por la vida, y toda aquella filosofía de que somos seres sociales fue relegada al más profundo destierro de mis sentimientos.

Una foto mia.

Una foto mia.

 

 

Pasó el tiempo y pasó…. no un águila por el mar, pero sí muchas emociones intensas, algunas historias inconclusas y un par de pasiones que pudieron dejarme el corazón roto. Nada trascendía porque yo estaba preparándome para mi vida de asceta, librándome de toda atadura terrenal que interrumpiera mi disposición a la modernidad; liaba mis bártulos y desaparecía dejando tras de mi un camino desierto y árido como mis propias huellas. Sigue leyendo



Los gallos de muchos cubanos.
13 marzo 2009, 8:25
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , ,

Un comentario sobre las normas de convivencia en colectivo. La experiencia citadina.

  

Por: Lester Sibila.

 

A pesar de que el titulo es muy sugerente, solo se trata de un gallo que tengo en casa, aunque no es exactamente mi casa, pero por la cercanía, la costumbre y el pasillo, casi que lo es: ya saben lo “amistosos” que somos los cubanos– es bueno decir que no comparto mucho esta maña – con nuestros vecinos.

Gallo cubano

Gallo cubano

 

 

La historia, para no aburrirlos mucho, envuelve al gallo de mi vecina, un espécimen de la raza de las aves de corral que se ha propuesto romper el curso normal de mi sueño; cada mañana a las 7:00 (es muy puntual) del sábado y el domingo, esos días en que nos robamos unos minutos de la mañana para el sueño, pues nos parecen horas, y cuando la voluntad brilla por su ausencia si de levantarse se trata, el plumífero hace gala de sus dotes de cantor. Pero mi querido gallo ya no canta más: su dueña, en gesto educado y gentil, lo ha silenciado para siempre. La razón, mi petición de que hiciere algo por mi sueño. Sigue leyendo